Submit to FacebookSubmit to Twitter

 

 

La investigación sugiere que la meditación es uno de los hábitos más poderosos que puedes adoptar para una vida más saludable y sosegada además de producir un impacto en tus entrenamientos. 

¿Sabías que las personas que incurren en una práctica habitual de meditación tienen de forma natural mayores niveles de hormona de crecimiento, DHEA y testosterona, así como menores niveles de cortisol? Es cierto y la investigación sugiere que la meditación tiene un profundo efecto “anabólico” sobre el cuerpo, al regular el eje hipotálamo-pituitaria-adrenal para reducir el estrés. Los efectos son una mejor función cognoscitiva, mejor estado de ánimo, menos inflamación crónica y un mejor metabolismo para una composición corporal óptima.

Por ejemplo, en un estudio de hombres jóvenes con edades entre 18 y 32 años, los investigadores compararon el efecto sobre los niveles hormonales de un programa de meditación de 4 meses con una clase de universidad de reducción de estrés. Los resultados mostraron que en el grupo de meditación, los niveles de cortisol fueron mucho menores al final del estudio, mientras que la respuesta del cortisol al estrés fue elevada. Esto se considera favorable porque indica que los sujetos están lidiando mejor con los factores de estrés del día a día, por lo cual producen menor hormonas de estrés y tienen una mayor respuesta adaptativa a las pruebas y retos que generan una amenaza.

De hecho, se supone que la respuesta de la hormona de estrés sea alta, pero temporal, de tal forma que sólo la experimentemos cuando estamos en peligro agudo o extremo—no todo el tiempo, como está sucediendo en la vida moderna. Adicionalmente este estudio mostró mayores niveles de testosterona, para una relación testosterona a cortisol más favorable. La hormona de crecimiento también fue significativamente más alta en el grupo de meditación y uniendo todo, este perfil hormonal es mucho mejor para la salud, composición corporal y construcción muscular.

Otros estudios respaldan esto, mostrando una mejor regulación general del sistema de estrés para poder dormir mejor. Por ejemplo, la meditación puede mejorar niveles de otra hormona, melatonina, que está involucrada en ayudarle a dormir. No sólo maneja tus ritmo de sueño, sino que la melatonina actúa como un agente antioxidante y antienvejecimiento. Los estudios sugieren que la meditación incrementa la melatonina al mejorar su producción en la glándula pineal, donde es fabricada. 

Los beneficios para dormir se han visto en otros dos estudios que muestran que las personas que meditan experimentan más sueño REM, así como sueño más profundo en general. La etapa REM puede mejorar entre 10% y 17%, dependiendo de la edad, y la meditación parece ser particularmente importante para personas mayores que pasan menos tiempo en esta etapa del sueño. Los investigadores sugieren que una práctica de meditación puede retrasar el envejecimiento del cerebro.

Dos recursos en línea que le pueden ayudar:

How to Meditate for Beginners.
What Meditation Really Is from Sogyal Rinpoche.



Referencia:
Nagendra, R., et al. Mediation and Its Regulatory Role on Sleep. Frontiers in Neurology. 2012. 3(54).

Maclean, C., et al. Effect of the Transcendental Meditation Program on Adaptive Mechanisms: Changes in hormone Levels and Responses to stress After


Charles Poliquin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.