Aspectos nutricionales en la producción de testosterona

 

 

La hormona testosterona está asociada con la grasa corporal y la masa muscular en hombres: bajos niveles de testosterona significan que tendrás más grasa y menos músculo además de ser más vulnerable a padecer enfermo. También es importante para la mujeres, sin embargo, la clave es mantener un equilibrio para ambos sexos.

Para ser así debes asegurar no tener deficiencias en nutrientes clave, o incurrir en hábitos que comprometan tus niveles de testosterona como privarse de dormir, tomar alcohol o exponerse a hormonales negativos como el BPA y los ftalatos. Este consejo cubrirá lo básico para incrementar la testosterona (T) para una salud y composición corporal óptima.

Primero, debes solucionar las siguientes deficiencias nutricionales: Vitamina D, magnesio y zinc. La vitamina D está en cabeza en la medicina por prevenir enfermedades y mejorar la salud, y con razón. Bajos niveles de vitamina D te ponen en riesgo de tener más grasa corporal, menos fuerza, más riesgo de fracturas y una cantidad de problemas que incluyen baja testosterona. Parece que la vitamina D inhibe la aromatización, bajo la cual la T es convertida en estrógeno. Toma vitamina D a diario para elevar sus niveles sobre 50 mg/ml para prevenir bajos niveles de T—un estudio hizo que hombres tomaran 3.332 UI durante un año y encontró que los niveles en sangre de esta vitamina, así como la T en sangre, mejoraron significativamente al final de la prueba.

El magnesio es otra deficiencia extremadamente común que está vinculada con baja T, debido al papel de este mineral en mejorar la actividad de la vitamina D, mejorar el sueño y ayudar con la salud de la insulina. Sin problemas podrías tomar 500 mg de magnesio al día y mejorar tu salud y tu composición corporal, especialmente si entrenas, porque el magnesio debe estar presente para permitir contracciones enérgicas.

La deficiencia en zinc predice bajos niveles de testosterona en hombres, porque evita la aromatización de T en estrógeno. El zinc está involucrado en la conversión hormonal y es un potente antioxidante, protegiendo a los órganos para una función óptima. Pon remedio a los bajos niveles de zinc haciendo una prueba de sabor, o mejor aún, una prueba de zinc en glóbulos rojos, la próxima vez que te hagas un examen médico, porque la prueba sérica común no refleja los niveles de este mineral en el cuerpo. si tiene bajos niveles, toma un suplemento de zinc de alta calidad que no contenga calcio, porque esto impide su absorción.

Después de resolver las deficiencias nutricionales, necesitas concentrarte en bajar el estrés, porque éste te conduce a mayores niveles de cortisol, que es el principal enemigo de la testosterona. Asumiendo que tienes un dominio básico del estrés en tu vida, asegúrete de no estar privado de sueño (esto se ha vinculado repetidamente con bajos niveles de testosterona, cortisol elevado y mala salud de la insulina) y concéntrate en eliminar el cortisol después del ejercicio intenso. La vitamina C hará esto y si la toma regularmente, ha demostrado elevar la T. Prueba con 2 a 10 gramos después de entrenar.

Tu herramienta final para mejorar los niveles de T es una dieta “limpia” alta en proteína, con comidas espaciadas regularmente. Cuando tu azúcar en sangre se eleva, la T se verá reducida temporalmente, lo que significa que si experimentas elevaciones de azúcar en sangre repetidas a lo largo del día, tus niveles de T se deprimirán. Por ejemplo, un estudio encontró que los hombres que tenían una salud de la insulina normal, tenían una disminución del 25% en T después de ingerir una bebida que contenía azúcar. La T permaneció baja durante 3 horas y cerca del 80% de los hombres tuvieron una caída en sus niveles de T que se consideraría deficiencia clínica de testosterona.

Obviamente debes controlar tu azúcar en sangre y la mejor forma de hacerlo es eliminar todos los carbohidratos diferentes a vegetales y frutas y consumir una dieta alta en proteína y grasa saludables. El otro beneficio es que necesitas grasa de fuentes tanto saturadas como no saturadas, para proveer los elementos fundamentales para la T en el cuerpo.

 

Kumar, S., Kaur, G. Intermittent Fasting Dietary Restriction Regimen Negative Influences Reproduction in Young Rats: A Study of Hypothalamo-Hypophysial-Gonadal Axis. PLOS One. 2013. 8(1), e52416.

Caronia, L., Dwyer, A., et al. Abrupt Decrease in Serum Testosterone After an Oral Glucose Load in Men. Clinical Endocrinology. July 2012. Published Ahead of Print.

Maggio, M., Ceda, G., Lauretani, F., Cattabiani, C., Avantaggiato, E., Morganti, S., et al. Magnesium and Anabolic Hormones in Older Men. International Journal of Andrology. 15 June 2011. Published Ahead of Print.

Prasad, A., Mantzoros, C., et al. Zinc Status and Serum Testosterone Levels of Healthy Adults. Nutrition. 1996. 12(5), 344-348.

Menéndez, E., Valdés, S., Botas, P., Delgado, E., Abello, N. Glucose Tolerance and Plasma Testosterone Concentrations in Men. Endocrinology and Nutrition. 2011. 58(1), 3-8.

Lee, D, Tajar, A., et al. Association of Hypogonadism with Vitamin D Status: The European Male Ageing Study. European Journal of Endocrinology. January 2012. 166, 75-85.

Charles Poliquin

 

©2013 pressandpull.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.