Alimentos para tus articulaciones (Ana Madrono)

Submit to FacebookSubmit to Twitter


Para que podáis entender cuáles son los efectos que producen los distintos compuestos de los que os hablaré, voy a explicar brevemente cómo es una articulación.  Si os fijáis en la imagen (que corresponde a la articulación de la rodilla), podéis ver que está compuesta (entre otras estructuras) por hueso, cartílago y líquido sinovial. 

La función del cartílago es cubrir y acomodar las terminaciones y superficies óseas en las articulaciones, amortiguar los impactos que producen la marcha y/o saltos, prevenir el desgaste por rozamiento y permitir el movimiento de la articulación. El cartílago está formado por células (condrocitos y condroblastos), fibras de colágeno y matriz extracelular formada a su vez por  proteoglicanos (compuesta por mucopolisacáridos, principalmente ácido hialurónico,  unidos a proteínas) y glicosaminoglicanos (tienen propiedades elásticas y nutren y lubrican al cartílago).

El líquido sinovial es una sustancia viscosa rica en ácido hialurónico, encargada de lubricar y amortiguar la articulación durante el movimiento.

Son muchos los compuestos que se utilizan para mejorar el estado de las articulaciones:

  • Sulfato de glucosamina: es un aminosacárido, que actúa como integrante en la síntesis de componentes cartilaginosos (proteoglicanos y glucosaminoglicanos de los que hemos hablado anteriormente) que cubren las superficies óseas de todas las articulaciones y del líquido sinovial. Posee además acción antiinflamatoria, disminuyendo de forma lenta y progresiva el dolor, de manera que ofrece una mejora a largo plazo, no como analgésico directo. Por todo esto se utiliza en casos de desgaste articular ya que contribuye a la regeneración del cartílago y del líquido sinovial, a la vez que disminuye la inflamación de la articulación.
  • Sulfato de condroitina: es un glucosaminoglicano que habitualmente se encuentra unido a proteínas formando proteoglicanos. Es el componente mayoritario del cartílago. Tiene gran capacidad para retener agua, lo que le da al cartílago su característica de resistencia a la compresión. Aporta lubricación a las articulaciones, también les confiere amortiguación, de forma que se reparte la presión entre huesos y se evitan posibles lesiones. Contribuye a la movilidad y flexibilidad del cartílago, y presenta un efecto sinérgico con la glucosamina para restaurar las lesiones dañadas. En las lesiones actúa favoreciendo la síntesis de proteoglicanos, ácido hialurónico y colágeno, disminuyendo la actividad catabólica (destructiva) de los condrocitos (células que forman el cartílago) y disminuyendo la formación de sustancias que dañan el cartílago. Además posee actividad antiinflamatoria. Se extrae habitualmente de cartílago bovino, porcino o marino.

 

El Colágeno hidrolizado. El colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo, y proporciona estructura a los tendones, tejidos cartilaginosos, huesos y tejidos conectores. Las fibras de colágeno sin hidrolizar son moléculas muy grandes difícilmente asimilables por nuestro organismo. Mediante un proceso de hidrólisis,  esas grandes moléculas son cortadas en unidades más pequeñas, obteniéndose el colágeno hidrolizado, de manera  que puede ser absorbido por nuestro organismo, proporcionando los aminoácidos esenciales (hidroxiprolina, hidroxilisina, glicina y prolina) que favorecen la regeneración de la estructura del cartílago articular, dotándole de fuerza, tensión y resistencia para que funcione correctamente. Son numerosos los estudios científicos que han demostrado la utilidad del colágeno hidrolizado para estimular la síntesis de colágeno en el cartílago articular. Otra forma de tomar cartílago hidrolizado (aparte de en suplementos) sería en forma de gelatina, el problema es que a menudo llevan mucho azúcar (por lo menos las que venden habitualmente en los supermercados) y ya sabéis que no es bueno abusar de él. El mejor momento para tomarla sería justo después de los entrenamientos, para aprovechar las propiedades del azúcar en esa “ventana de oportunidad” y estimular la síntesis de glucógeno muscular.

 

El MSM (Metilsulfonilmetano), es una forma orgánica de azufre. El azufre es necesario para sintetizar dos aminoácidos: la cisteína y la metionina, precursora a su vez de la taurina. Estos aminoácidos azufrados estimulan la síntesis del colágeno e intervienen en la estabilización de múltiples proteínas. Podemos obtener MSM a partir de la dieta, puesto que está presente en alimentos como el ajo,  cebolla, lentejas, puerros, y en los huevos y la leche. El problema es que el MSM se destruye con facilidad con el procesamiento y cocinado de los alimentos. Por ello es muy útil su consumo a través de suplementos. A menudo se encuentra combinado con la glucosamina y/o condroitina. Se han realizado numerosos estudios científicos para estudiar el efecto del MSM sobre las articulaciones,  parece que la combinación con glucosamina da mejores resultados que cada una por separado.

 

El Cartílago de tiburón es una fuente importante de fósforo y calcio. Es rico en colágeno, sulfato de condroitina y mucopolisacáridos (acordaos que en el anterior post vimos que formaban parte de la matriz extracelular del cartílago). Ya hemos hablado extensamente de todos ellos en estos posts, así que podéis imaginar que está perfectamente indicado como alimento articular. Se han descrito efectos analgésicos y aniinflamatorios, además tiene propiedades como antiangiogenésico (¡vaya! se me escapó la “palabreja”) que quiere decir, en lenguaje sencillo,  que impide la formación de nuevos vasos sanguíneos, por ello está totalmente contraindicado en las siguientes circunstancias: mujeres embarazadas o que estén pensando en quedarse, mujeres en periodo de lactancia, niños menores de 12 años, quienes vayan o hayan sido sometidos a intervenciones quirúrgicas importantes, personas con litiasis renal, grandes heridas y por supuesto los alérgicos al pescado.

 

Para terminar, si alguien me preguntara: Ana, ¿Cómo crees que debería ser un buen suplemento para las articulaciones? Diría que debe ser aquel que contenga compuestos destinados a recuperar y regenerar las estructuras que forman la articulación , que contengan también los cofactores que intervienen en dichos procesos (vitaminas y minerales) y que además tengan propiedades antiinflamatorias y analgésicas ( a menudo aportadas por plantas o especias, como el harpagofito, sauce, cúrcuma o jengibre). Un saludo para todos.

 

Aportado por Jorecraina

Fuente

 

©2013 pressandpull.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.