Submit to FacebookSubmit to Twitter

 

 

Ciertas grasas son extremadamente buenas para tu organismo. Estas grasas traen consigo abundantes beneficios, incluyendo ayuda para alcanzar una composición corporal óptima, prevención de cáncer, diabetes entre otros. A continuación 5 consejos para disfrutar la grasa.

Consume Grandes Cantidades de Grasas Omega 3
No deberías sorprenderte que la grasa proveniente de peces con alto contenido graso son extremadamente importantes para la salud corporal. De hecho, las grasa omega 3 son denominadas ácidos grasos esenciales (EFA) y debes consumirlas con el fin de que tu cuerpo funcione adecuadamente.

Los EFA ayudan con la composición corporal porque hacen parte de la capa lípida externa de las células. Esto mejora la señalización de insulina a las células, lo cual te permite un mejor metabolismo, mientras que una dieta alta en carbohidratos y baja en EFA y otras grasas, es muy inactiva, llevando a ganancia de grasa. Otros beneficios de los EFA están en la protección del cerebro y disminución de la inflamación en todo el cuerpo, lo que permite una disminución en el riesgo de cáncer y enfermedad cardíaca.

Obtén tu omega 3 de los peces, aceite de pescado, carnes y derivados lácteos orgánicos de pastoreo y de la linaza.

Usa Aceite de Coco
El aceite de coco es muy alto en ácidos grasos de cadena media, que han demostrado promover la salud, ayudar con lo función cerebral y mejorar la composición corporal. Un estudio reciente encontró las personas de Malasia que consumían 30 ml de aceite de coco con cada comida durante un mes, perdieron una pequeña cantidad de grasa corporal (cerca de 1 libra) y disminuyeron significativamente la circunferencia de la cintura. Asegúrate de que el aceite de coco que compras sea “virgen” y que no sea parcialmente hidrogenado—¡esto es extremadamente importante!


Intenta cocinar con aceite de coco en lugar de aceites vegetales. El primero es sólido a temperatura ambiente y se puede tratar como mantequilla en las recetas. Sin embargo, tiene un alto punto de quemado (cerca de 177˚C), lo que lo hace ideal para saltear.

Consume Mantequilla
La mantequilla es buena si es orgánica y de reses de pastoreo. También tiene grandes cantidades de vitaminas solubles en grasa, especialmente vitamina K, la cual es particularmente importante para la salud ósea, porque permite el metabolismo del calcio. Adicionalmente, contiene ácido linoléico conjugado, que es un potente luchador contra el cáncer y se ha encontrado que produce pérdida de grasa cuando se consume diariamente.

La mantequilla también tiene ácidos grasos de cadena media, que no entran en el ciclo del colesterol y aun cuando la mantequilla es alta en grasas saturadas, no elevará el colesterol malo “LDL”. La verdad es que si las consumes en ausencia de alimentos altos en carbohidratos, ¡las grasas provenientes de animales son benignas!

Consume mantequilla en la forma que más te guste, pero simplemente asegúrate que sea de reses de pastoreo. Evite la margarina y los sustitutos de la mantequilla y opta por una dieta baja en carbohidratos para mejores resultados de salud.

Consume Aguacate, Aceite de Olivas y Nueces
Los científicos los han llamado alimentos “anti-obesidad”. Le dan grasas omega 6, que cuando están balanceadas con las omega 3, son muy buenas para usted.

Existe mucha confusión acerca de las grasa omega 6 porque la típica dieta occidental es peligrosamente alta en grasas omega 6 aisladas y procesadas en la forma de aceite vegetal. Estas son grasas que debes evitar, pero el aguacate, el aceite de olivas virgen sin refinar y las nueces, no son procesados y pueden mejorar la composición corporal, contrarrestando también la inflamación.

Además, si consumes cualquiera de estas grasas con vegetales, se refuerza la absorción de sus vitaminas y nutrientes.
Añádelas a las ensaladas o platos con vegetales cocinados. O prueba el desayuno de carne y nueces, rotando tu elección de nueces cada mañana con una carne diferente.

Aliméntate Bajo en Carbohidratos y Evite los Alimentos Procesados
Los alimentos procesados, especialmente las grasa fabricadas y los carbohidratos procesados, producen caos en el cuerpo porque elevan rápidamente la glucosa en la sangre y llevan a que se segregue una alta cantidad de insulina. Además de hacerte sentir cansado, esto produce estrés oxidativo.

La mayoría de las personas aceptan que las grasa trans hechas por el hombre son MALAS, pero la idea de que los alimentos procesados bajos en grasa también son muy malos para ti, ha tomado más tiempo en asimilarse.

Probablemente sea porque es muy contra-intuitivo que los carbohidratos procesados, muchos de los cuales son “sin grasa” o “bajos en grasa”, causan acumulación de colesterol. La razón es que cuando se retira la grasa de los productos, se digieren muy rápido y llegan al azúcar en la sangre de un golpe, produciendo inflamación y colesterol elevado.

 



Referencias
Guldbrand, H., Dizar, B., et al. In Type 2 Diabetes, Randomization to Advice to Follow a Low-Carbohydrate Diet Transiently Improves Glycemic Control Compared with advice to Follow a Low-Fat Diet Producing a Similar Weight Loss. Diabetologia. 2012. 55(8), 2118-21127.

Liau, K., et al. An Open-Label Pilot Study to Assess the Efficacy and Safety of Virgin Coconut Oil in Reducing Visceral Adiposity. ISRN Pharmacology. 2011. 949686.

 

Charles Poliquin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.